lunes, 14 de marzo de 2016

Ahora que se acerca la primavera


A una semana del primer plenilunio de primavera Álora se acicala, engalana balcones y ventanas con macetas vistosas, mantones o colchas bordadas, prepara sus velas, los chicos, los más de ellos sus túnicas de penitentes azules, moradas, blancas, las chicas reponen su traje de mantilla, negro para el jueves y el viernes, blanco para el resucitado, altas peinetas, altos tacones.
Las bandas de música, siete al menos, ya llevan tiempo ensayando el redoble de los tambores, la lánguida queja de la trompeta que a veces llora, otras desafía a las centurias romanas representadas aquí por paracaidistas y legionarios. 
Todo a punto, como cada primavera preparar las calles para revivir una vez más la muerte y resurrección de nuestro Señor, así como si no hubieran pasado 2.000 años, gente que cree y gente que no cree, que ni siquiera son cristianos. Es nuestra manera de celebrar la primavera, el primer plenilunio de esta bonita estación que nos promete renovarnos y reverdecer.
A una semana de la Semana Grande Álora se enaltece y embellece.
Publicar un comentario