domingo, 19 de febrero de 2017

Homenaje a Pepe Rojas.Peña flamenca de Álora.



Sábado 18 de febrero abre la peña y se llena de bote en bote, falta espacio para pasar, todos espectantes, comida, bebida y una gran ausencia. Sin querer todas las miradas lo buscan y allí, en el tablao, una foto suya y un poema de Machado.
Un amigo toma el micrófono y llama a Mayte, que dice: “Hoy no se llora”, y aunque las lágrimas asoman a muchos ojos, suenan los acordes de guitarra del niño de Aljaima, las voces rasgadas de sus amigos, grandes voces que extrañan su presencia y al mismo tiempo parece que lo traen entre nosotros, se siente, está entre nosotros este amigo de sus amigos, este amante del flamenco, este ser generoso que aunque no cantaba ni tocaba, como nos cantó Miguel “El Pibri” estaba siempre al detalle de que no faltara nada para su peña, nada para sus amigos.
Ya el día de Reyes, cuando lo despedimos allí arriba, se escuchaban anécdotas increíbles sobre su generosidad, gente agradecida porque ayudó a muchos sin conocerlos de nada y sin importarle su nacionalidad o como en una feria compró un montón de sombreros a los muchachos porque hacía mucho calor y se iban a asar.
También en la Peña, ayer, se seguian oyendo el rosario de anecdotas sobre él, siempre cosas buenas, siempre alegre, viviendo la vida a tope, preocupándose que saliera bien el espectáculo, que no faltara nada, comida, bebida y cante del bueno.
Gracias Pepe, ayer no faltó nada, estoy segura que estabas enredado entre los sones de la guitarra, entre las rasgadas voces, viejas y nuevas, que te cantaban, entre el olor a vino y comida, en la mirada de tus hijos, en nuestros corazones. Gracias por una gran noche flamenca.
Mª Teresa Cobos Urbano.


Publicar un comentario